Desde Fisioterapia de la Serna, queremos hablar de algo imprescindible para el funcionamiento del oído humano, LOS LÍQUIDOS DEL OÍDO INTERNO.

Hasta que Valsalva (médico y anatomista italiano) descubrió en 1864 que había liquido en el interior del laberinto (oído interno), se pensaba que sólo había aire. Estos líquidos que descubrió, ahora conocidos como endolinfa y perilinfa, se conocieron como líquidos de Valsalva y Scarpa, ya que este segundo, confirmó su existencia en 1794.


Hay dos tipos:

• La endolinfa, parecido al líquido intracelular, se produce en la estría vascular y llena todas las cavidades del laberinto membranoso (canales semicirculares, utrículo, sáculo, cóclea) se recoge y reabsorbe por el saco endolinfatico. 

•La perilinfa: llena el espacio entre laberinto membranoso y las paredes del laberinto óseo. Igual que el líquido extracelular y cefaloraquídeo y llena el oído interno y rellena las rampas vestibular y timpánica del caracol, el espacio comprendido entre los conductos semicirculares óseos y membranosos y del utrículo y sáculo.


La función de ambos líquidos, tienen un papel fisiológico doble:

 – Activación de las células ciliadas cocleares y vestibulares por la transmisión de la señal mecánica.

– Ayudan en la transformación de esta señal en un mensaje nervioso al poner en marcha fenómenos moleculares entre los líquidos y las células ciliadas. 

Así, una vez explicado de forma sencilla para que sirven, podemos ir comprendiendo más la anatomía de las distintas partes del oído (oído externo, oído interno, oído medio, tímpano, cadena de huesecillos, etc. explicados en este blog) y su función. 

Esperamos que os haya ayudado y vuestros comentarios.

Desde Fisioterapia de la Serna, esperamos que os sean de utilidad. Para más información, contacta con nosotros en fisioterapiadelaserna@gmail.com.

Comparte este articulo:

Comments Are Closed!!!