En Fisioterapia de la Serna, hemos visto después de leer muchos estudios y por la práctica clínica, que el tratamiento para el hombro doloroso, debe englobar mucho más que la articulación, siendo muy importante la escápula.

La patología de la articulación del hombro, hombro doloroso, es estadísticamente, la segunda del cuerpo en número de casos, siendo la mas frecuente, la tendinitis del tendón del músculo supraespinoso. Esto es debido, a que es una de las articulaciones más móviles del cuerpo hombro y una de las menos protegidas, para permitir esa movilidad. Una de las causas mas comunes de dolor de la articulación del hombro, es debido al número de tendones que pasan por ella y el reducido espacio que existe, con lo cual, se produce mayor fricción y más desgaste de los mismos. Así como un uso excesivo, mala técnica en determinadas actividades o la propia degeneración lógica de la edad.

Aun así, os proponemos unos ejercicios, que pueden ayudaros a la hora de intentar no llegar a un tener un hombro doloroso:

• De pie, apoyados sobre una mesa o algo a media altura y con el pie contrario adelantado para proteger la zona lumbar (otra opción es tumbados boca abajo, pegados al borde de la cama), dejamos caer el hombro doloroso y de forma muy suave, hacemos círculos pequeños que relajaran la zona.

• Colocamos la mano del hombro doloroso, en el hombro opuesto. Y con la otra mano, agarramos el codo del brazo doloroso y suavemente, subimos hacia arriba, en direccion vertical, lo que nos permite, sin dolor. Mantenemos en esta posición unos 5 segundos y bajamos hasta el inicio suavemente. Podemos hacer tres series de 10 repeticiones.

• Llevamos la mano del hombro doloroso hacia la espalda y con el brazo sano por delante, cogemos con ambas manos una toalla y hacemos movimientos hacia arriba y hacia abajo con el brazo sano, de forma que nos mueve pasiva y suavemente el hombro doloroso, sin dolor. Mantenemos en esta posición unos 5 segundos y bajamos hasta el inicio suavemente. Podemos hacer tres series de 10 repeticiones.

• De pie, apoyados en una pared, con las manos en la nuca, tratamos de llevar los codos hacia atrás, hasta tocar, si es posible, la pared. Mantenemos en esta posición unos 5 segundos y bajamos hasta el inicio suavemente. Podemos hacer tres series de 10 repeticiones.

A continuación de estos, con algo de peso, entre 0,5-2kg, podemos hacer los siguientes ejercicios:

• Tumbados boca arriba, ponemos el codo pegado al cuerpo y con flexión de 90º, cogemos el peso y levantamos la mano despacio hasta que el brazo queda extendido. Mantenemos en esta posición unos 5 segundos y bajamos hasta el inicio suavemente. Podemos hacer tres series de 10 repeticiones.

• De lado, en la posición de partida anterior, brazo pegado al cuerpo con flexión de 90º, hacemos giros de codo, de forma que llevemos la mano hacia arriba y hacia abajo con el peso. Mantenemos en esta posición unos 5 segundos y bajamos hasta el inicio suavemente. Podemos hacer tres series de 10 repeticiones.

Desde Fisioterapia de la Serna, esperamos que os sean de utilidad. Para más información, contacta con nosotros en fisioterapiadelaserna@gmail.com.

Esperamos vuestros comentarios!

Comparte este articulo:

2 Comments

Fisiodelasernafebrero 1, 2012 at 8:38 am

Gracias por los ejercicios y el trato dado a mi madre en la consulta

Fisiodelasernafebrero 1, 2012 at 8:38 am

Gracias Ana, es nuestra forma de trabajar y curar!

 Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *