Desde Fisioterapia de la Serna, queremos hablar de una duda muy habitual al hacer deporte, PARAR O SEGUIR ENTRENANDO AL NOTAR DOLOR O MOLESTIA.

Todos los que han entrenado a un nivel de intensidad alto en busca de estar en buena forma, saben que al hacer deporte se notan molestias habitualmente. La clave es no confundir esas molestias, que nos permiten seguir y remiten, con un dolor previo o al inicio de una lesión, que nos indica que hay que parar el entrenamiento.

Así debemos tener en cuenta:

Dibujo_que_muestra_a_un_futbolista_con_molestia_en_un_tobillo
– Molestia: el entrenamiento no tiene que doler, como se oye muchas veces, pero si es cierto que el entrenamiento de alta intensidad, produce agujetas y/o molestias a nivel muscular y articular, sobre todo. Debido al esfuerzo sometidos, que en algunos casos pueden llegar a ser molestias intensas.

Pero es un dolor, que estirando adecuadamente, con la pauta de descanso necesario en el entrenamiento, frío si es necesario, etc, suele remitir.

Dibujo_de_un_hombre_con_un tobillo_vendado
– Dolor: en este caso, la percepción del dolor es muy distinta y en muchos casos viene avisado por un chasquido, tirón, punzada, etc. Que es un aviso importante del cuerpo, para avisarnos de que ha llegado el momento de acabar el entrenamiento. Este dolor, además de muscular o articular, puede extenderse a otras partes blandas como ligamentos, tendones, etc. 

En este caso, el notar dolor no es sinónimo de un buen entrenamiento, como a veces se piensa.

La diferencia entre ambas es muy subjetiva, así que es importante ir conociéndonos, aprender a escuchar a nuestro cuerpo y así iremos sabiendo cuando estamos en una situación y en otra y así saber si podemos seguir o parar.

Así debemos evitar:

* El sobre esfuerzo: aumentar el ritmo, el peso, el número de largos, de kilómetros, etc. El cuerpo lo nota y por eso es lógico notar molestias. Para no llegar a dolor-lesión, debemos hacerlo guiados por un especialista, de forma gradual, con el descanso necesario, estiramiento necesario, etc. Y si notamos dolor, parar y evitar que la lesión avance o se instaure.

* Sobre solicitación: en este caso, el fallo suele ser un problema de técnica, que hace que el avance no sea progresivo, con un plan que permita la adaptación del cuerpo a la nueva exigencia, el descanso como hablábamos antes, que es fundamental y no querer conseguir en plazos cortos, lo que requiere más tiempo.

hacer deporte es sano, divertido y el ejercicio físico tiene muchísimos beneficios, por tanto, aprendamos a escuchar a nuestro cuerpo para que lo que puede ser un problema de un par de días, no se convierta en una lesión de semanas o meses. Esto es válido para cualquier deporte que practiquemos, ya sea barefoot correr, caminar, nadar, trekking, jugar al tenis, padel, practicar ciclismo, baloncesto, golf, boxeo, pesas, esquí, etc.

Como siempre decimos, es fundamental también hacernos una prueba de esfuerzo y una revisión anual, para estar seguros de que no tenemos problemas previos al hacer deporte.

Esperamos haberos ayudado y que en la medida de lo posible evitéis las lesiones y disfrutéis de vuestro deporte favorito.

Desde Fisioterapia de la Serna, esperamos que os sean de utilidad. Para más información, contacta con nosotros en fisioterapiadelaserna@gmail.com.

Comparte este articulo:

 Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *